saltar al contenido
Logo de la Diputación
 

Bizkaimedia. Gabinete de Prensa Digital

Estás en:

NUEVA EXPOSICIÓN DE JUAN PÉREZ AGIRREGOIKOA EN LA SALA REKALDE DE BILBAO

Miércoles, 2 de junio de 2004 18:45

  • enviar por e-mail
  • Compartir en Facebook
  • Twittear

La Sala de Exposiciones Rekalde de la Diputación Foral de Bizkaia acogerá, hasta el próximo 27 de junio,  una selección de los trabajos en papel del donostiarra  Juan Pérez Agirregoikoa (Donostia 1963).  Una obra que, al igual que la del artista estonio que le ha precedido en Rekalde, Marko Mäetamm, viene a compartir un peculiar sentido del humor negro.

Los trabajos que ahora se presentan forma parte de la producción más reciente de Juan Pérez Agirregoikoa. Una serie de retratos en acuarela de personajes conocidos de nuestro tiempo como Charles Bronson, así como series de frases construidas a partir de letras recortadas y todo ello empapado de un sentido de la ironía que muchas veces roza el sarcasmo.

Este proyecto, al igual que el de Maetamm utiliza el dibujo por su potencial falta de pretenciosidad como medio. Desde su aparente sencillez  y esquematismo, en ocasiones, viene a ofrecer una lectura inteligente y ácida de las cuestiones en torno a las cuales giran desde nuestras conversaciones cotidianas hasta las decisiones más esenciales de nuestra vida.

Esta obra se exhibe en el nuevo espacio expositivo de Rekalde, recientemente inaugurado, acompañando a la muestra de Manu Muniategiandikoetxea que permanecerá en la sala principal, también hasta el 27 de junio, bajo el título genérico Ni ez naiz hemengoa, Yo no soy de aquí, I don´t belong here.


La exposición en Rekalde

Las series de dibujos, acuarelas y aparentes collages sobre lienzo que se presentan en este proyecto tienen su más inmediato referente en el recurso al absurdo y al humor negro, de tan amplia tradición en nuestra historia intelectual y cultural.

Si el trabajo de Marko Mäetamm se acercaba de forma satírica a los temas que escoge, el de Juan Pérez Agirregoikoa es mucho más cáustico. Sus series no utilizan una misma técnica; unas veces es la acuarela y otras el papel o la pintura sobre lienzo, aunque todas tienen en común el juego con lo grotesco.

Un humor heredero de Groucho, como en la serie de lienzos en los que el artista se esmera en reproducir muy virtuosamente el efecto de frases absurdas compuestas con letras recortadas de revistas, o en su serie de acuarelas de héroes de nuestro tiempo.

Agirregoikoa hace tema del diletantismo. Sus dibujos parecen producto de las horas muertas en las que uno dedica el tiempo a dar rienda suelta a lo primero que se le pasa por la cabeza, a un impulso casi adolescente, a eso que uno piensa pero no dice, a lo que se murmura por lo bajo… Ese material, en lugar de quedarse en la recámara, pasa a ocupar el primer plano precisamente porque trasluce la posibilidad de dar la vuelta a todo lo esperable del medio y del autor.

El trabajo de este artista mira frontalmente a lo profundamente normal, cuestionándolo. Dudar del sentido común es un postulado político, puesto que implica introducir un elemento de discontinuidad en el plácido fluir de lo cotidiano. La realidad, gran parte de la cual se nos aparece en forma de conversación de bar, titular de prensa o imagen de las noticias, es un problema con el que hemos de vérnoslas permanentemente.

Por tradición el gran arte aborda lo real, bien desde la representación, bien desde la creación de un espacio a partir del cual se pueda ver el mundo con distancia crítica, un mundo pensado siempre desde las grandes cuestiones.

En un contexto en el que posicionarse, estética y políticamente ha sido siempre la clave para la obtención de la visibilidad, esta serie de trabajos plantea la posibilidad de integrar en el discurso con mayúsculas otra manera de hacer que quiere reclamar el quedarse fuera siempre, sin por ello, y por paradójico que parezca, ser excluido.
 
 
 
Logotipo de la Diputación